Abrir mi alma

abrir mi alma.jpg

Si tan solo me atreviera a abrir mi alma,

toleraría que saltaran mis desatinados latidos hasta tus oídos.

Si este terrible miedo a que mi corazón se tense hasta hacerse añicos,

me permitiera bajar a tu cielo a gritarte que, simplemente, te necesito.

Si las lágrimas que eternamente habitan mis ojos ante esta interminable ausencia,

me devolvieran la sonrisa de tu mirada que acaricia, única luz que los hace brillar.

Si las palmas de mis manos no estuvieran agrietadas, ajadas y secas por no sostenerte,

dejaría que el calor de mi ternura recorriera toda tu piel,

desde el corazón al alma,

pasando por todas tus fortalezas hasta abatirlas a besos.

Si consiento que de mi pecho mane el corazón saciando tu sed,

retornando la paz a mis días,

ahuyentando esta tormentosa guerra de las palabras que no quiero decir,

que no pienso decir, que siempre negaré haberte dicho.

Si tan solo me permitiera amarte como te amo,

sin sentir el soplo de tu aliento abrasando mi interior,

con mil palabras de fuego que no consigo extinguir,

por más que me aleje y retorne en esta pecera sin fin.

Si tan solo me atreviera a abrir mi alma,

reposaría en un instante eterno sobre tu cálido pecho,

sellaría las cicatrices de nuestras vidas

con un bálsamo de sueños,

mas esta vez necesito que la suerte esté de nuestra parte

han enmascarado a la magia y tengo miedo a abrir el alma.

 

Un comentario sobre “Abrir mi alma

Deja un comentario