Amarnos con el alma, corazón y mente

19-Marzo-2013
He elegido esta imagen, porque me recuerda a mi cama de la infancia, era así, de hierro forjado y muy amplia. Aún duermo en esa cama, de vez en cuando, en la casa de mis padres. En esa cama crecí, leí, lloré, reí y soñé…
Como este es mi sueño, soñaré…
Aunque haya pasado el tiempo, soñaré que vuelvo a tener 18 años, tú unos 20; y que nuestras corazones están limpios de dolor y nuestras almas son libres para hacer el amor por primera vez. Con toda esa ingenuidad, dulzura, amor y nervios que envuelve una primera vez…
Cerrarás la puerta del cuarto mirándome a los ojos, solo entrará la teneu luz de la Luna que se cuela por mi balcón andaluz, donde crece en libertad una buganvilla de colores violetas y rosados. Los olores del mar y de las flores y tu olor al acercarme a ti. Apoyado en la puerta y atrayéndome ti. Siento la calidez de tus primeros besos sobre mis labios, dulces besos y manos temblorosas, que acercan sus cuerpos por primera vez. Con tus labios entreabres los míos y empiezas a besarme con tu lengua dentro de mi boca.
Mágico momento de respiraciones que se van acelerando. Nos miramos a los ojos mientras empiezas a desvestirme y miras mi cuerpo con tus ojos encendidos de amor y pasión.
Sonrojarme es lo mío, así que me sonrojo, mientras deslizas tus manos por mi piel que se va erizando. Deslizas, con suavidad, mi sostén y mis bragas, luego me besas y me llevas en brazos hasta la cama. Totalmente desnuda, me quedo tumbada, nerviosa y excitada mientras veo cómo te desvistes. Te tumbas sobre mí y nos abrazamos y nos besamos sin prisas, disfrutando de nuestras caricias.
Miradas conectadas en corazones latiendo deprisa por la pasión, mientras en nuestras cabezas no hay dudas de nuestro amor. Todo es explorado, tocado, besado y abrazado. Mientras nuestros cuerpo se unen en un solo ser, único y mágico. Haciendo el amor que es lo que queremos los dos, le puedes dar los nombres que quieras pero yo quiero hacer el amor contigo, con toda la nobleza de quien sabe amarte sin tenerte.

Deja un comentario