Barquero errante

Barquero errante

Barquero errante
Barquero que marchas errante,
con las marcas de los remos en tus manos,
 ajadas por la salitre,
caminante sin rumbo
 por el despeñadero del tiempo iracundo,
 que taladra tu cabeza con las manchas de un pasado aciago y triste.
¡Por qué agachas tu cabeza por el peso de la vida!
Camina erguido barquero perdido,
 tus manos han salvado vidas,
cada vez que surcabas el mar ayudando a quien quería escapar,
la tristeza es como una sabandija a la que debes apartar,
mira al otro lado de ese acantilado,
verás lo que el mundo no ha conseguido matar.

Deja un comentario