Cuidado al preguntar 

preguntar
Image- Hengki Lee

El sonido de una respuesta que te sostenga a la tierra, que te traiga un poco de paz. Que, tan solo, te abra la puerta de la esperanza. Incluso admitiendo el portazo en la cara.

Se torna hiriente, reprobatorio y condenatorio en milésimas de segundo. Porque has tocado la nota equivocada, en el tiempo equivocado, incluso la partitura no era la correcta para la otra persona.

Esa melodía, cuya entonación, era una simple pregunta, quedando profanada a la voluntad, al mal aire o al miedo de quién salta lleno de ira contra ti.

El mundo se ha vuelto tan cínico que antes de preguntar es mejor llevar paraguas.

Demasiadas tormentas para alguien anormal pues pregunta de verdad.

Publicado en la app lettrs.

 

3 comentarios sobre “Cuidado al preguntar 

  1. Tú lo has expresado muy bien, gente que actúa guiada por esas dobles intenciones. Estoy de acuerdo contigo, y me alegro que te gusten las personas que son claras, que preguntan las cosas de verdad, y sin intención de dañar a nadie. Yo me identifico con esta última forma de ser y de actuar, y yo también espero lo mismo de los demás. Por eso, me alegro que coincidamos en eso, y podamos ver si tenemos más cosas en común. No he visto que tuvieras correo de contacto en tu blog, ¿es correcto? Gracias. Un abrazo.

  2. Sí, lamentablemente hay que tener mucho cuidado al preguntar porque hay personas que no se sabe cómo van a reaccionar. Simplemente alguien busca una respuesta, desea tener una aclaración, una explicación, etc., y en lugar de recibir una respuesta, se recibe un portazo en las narices. Algo inesperado, pero eso, ese gesto, ya demuestra otras cosas, ¿por qué esa persona actúa así?, nos surge una nueva pregunta, ya que esa reacción no la esperábamos, y queremos encontrar un motivo para ello. Y si logramos encontrar la raíz del asunto o aproximarnos a imaginar qué le ha llevado a esa persona actuar así, veremos que esa persona a actuado así por algo. No sé si será algo justificado o injustificado, pero no habrá tenido tacto, ni empatía hacia la otra persona, ni un poco de consideración. No pedimos mucho, sólo un poco de comprensión, ¿es tan difícil eso?
    No te culpes por eso, quizá el problema está en la otra persona, no en ti. Han fallado las formas, y a veces eso hiere más que otra cosa. Sí, es cierto, hay que llevar paraguas porque no sabes lo que te puede caer. Quizá lo que no es normal es la situación en si, como si fuera algo absurdo. Espero que te sirva de algo mi comentario, aunque sólo sea de consuelo. Gracias por expresarlo. Un abrazo.

    1. Muchas gracias por tu amplia y aclaratoria respuesta. La respuesta es sencilla en este caso, demasiadas máscaras, demasiada costumbre a las dobles intenciones, aunque la intención no sea dañar. Por eso es necesario tener presente que aún existen personas que preguntan de verdad, que andan sin dobleces por el mundo y aunque sean minoría son las que me gustan. Saludos

Deja un comentario