De prisiones, amores y venganzas

Tan sólo habría bastado que hubieras nacido varón”

Así, me convertí en esclava libre tras la muerte de mi padre.
Día a día entregada a satisfacer las tiranías de mi hermano,
asesino de mi padre,
envenenado de celos del único hombre al que he amado,
suplicando mi amor, escondiendo  mi desprecio,
amenazada con arrebatarme la vida de mi hijo,
heredero y sucesor del trono de Roma.


La historia de un gladiador que liberó a un imperio,
impulsado a sobrevivir por vengar su nombre y a los suyos.
La historia de una mujer noble que utilizó la estrategia de una emperatriz
para proteger a su hijo de la locura.


Mi fortaleza mi hijo, mi debilidad mi amado.


Esclavo contra esclava,
venganza y honor,
amor y redención,
admiración mutua.


Un héroe y un imperio.
Lucha eterna por la justicia, la paz y el honor.

Deja un comentario