El paseo más largo

paseo
Fotografía de Claude Lustier
El paseo más largo de mi vida lo hice a tu lado,
no fue un paseo de esos en los que vas de la mano,
tampoco plácido y solitario pues era verano,
mas fue tan largo que pasamos de ser nada a serlo todo.
No sorteamos el cálido asfalto a besos,
 sí a miradas y a intenciones veladas.
¡Qué blancas y llenas estaban las calles,
y qué poco me importaba!
Porque no había más mundo que el que te contaba mi mirada,
ni existían más palabras que las que salían de tu boca.
Jugamos con los pasos y con el tiempo
para que el camino se hiciera eterno,
pese a que llegamos a nuestro destino,
el camino recorrido se convirtió en eterno en nuestro corazón.
Cada paso fue un abrazo y una caricia,
cada paso un beso y una sonrisa,
cada palabra un te amaré toda mi vida,
cada paso nos abrasó el alma y el corazón.
¡Qué gran temor surgió de aquel paseo tan largo,
donde se forjó nuestro corazón!

4 comentarios sobre “El paseo más largo

Deja un comentario