Guardo tus recuerdos en un rincón

recuerdos
Guardo tus recuerdos

Hay amores que por mucho que pase el tiempo,

por mucho que se encuentren,

que se alejen,

que se acaben,

o que nunca se lleguen a materializar,

se quedan guardados en el rincón más especial de la memoria.

Ahí te guardo, amor, en ese rinconcito lleno de sensaciones.

Te guardo saliendo de tu coche de segunda mano,

mirándote desde una terraza,

pensando en por qué mi corazón se escapaba de mí, sin yo querer,

tú tan libre y yo tan presa,

tú tan solo y yo tan acompañada,

escondiendo el temblor de mis manos mientras te acercabas a saludar.

Tan moreno, tan sonriente y tan lleno de vida…

Así te guardo en mi rincón,

en ese verano donde mi corazón ya no sería mío,

donde nuestras miradas furtivas se iban encontrando sin cesar,

¡te juro que intentaba controlar mis ojos!

que se escapaban volando hacia los tuyos.

Era inevitable no sentirme tan feliz cerca de ti,

tan lejos de mi acompañante,

borrado de la memoria con solo una mirada.

Me quedaba quieta mientras que el alma y la vida se fugaban contigo,

a tu vida de color, era de color…

Buscaba desesperada la luz que emanaban tus ojos,

presa en aquel mundo gris que no era el mío,

tus ojos me llevaban al mar, a las montañas,

a ríos y a otoños soleados.

Tu risa me llevaba al paraíso de la vida,

de la ilusión que se alejaba a la velocidad de la luz de mi vida.

Estar contigo era respirar vida fresca,

aire puro,

gotas de sal,

olor a amores,

colores cálidos como el de tu piel morena.

El mundo desaparecía y la niña silenciosa te miraba a ti,

silencio para retenerte en mi rincón,

para hacer de tu recuerdo mi tierra prometida,

el lugar donde volver cuando las fuerzas me abandonaran.

Guardé tantos recuerdos como veces en las que la vida me gritaba ríndete,

te utilicé, amor,

como se usa una rama que flota a la deriva,

me aferré a ti, a tu sonrisa, a tus ojos, a tu ternura.

Han pasado muchos años y sigues ahí, en mi rincón,

de donde, a veces, te saco y vuelvo a ser feliz.

Deja un comentario