No quiero mentes de piedra, bocas de piedra, sentimientos de piedra.

Piedra
Las personas destructivas convierten en ceniza los corazones.
No quiero mentes de piedra,
bocas de piedra, sentimientos de piedra.
Si me vas a dejar de amar que sea por mis errores,
por mis defectos, por mí misma.
Si me vas a dejar de amar que no sea por este infierno en vida.
Si pudiera arrancarme el corazón del pecho para que no estallara,
¿hasta dónde llegarán los pequeños fragmentos de cristal?
¿cuánto tardaré en juntarlos otra vez?
Quizás te perdí cuando simulaba ser feliz,
por sonreír partida en mil, tras las vueltas de la noche.
Trato de no ahogarme, intento fingir que puedo,
mientras callo lo que no quiero sentir,
silencios que no contaré y tú ya no estás.
Escribo a gritos a la vida de rabia,
dolor y pérdida, y a tu ausencia.
Este amor absurdo que seguiría bebiendo tus lágrimas caídas.
Fue un error llamarte amor,
callaste cuando debiste hablar,
hablaste cuando debías callar,
Fue un error querer soñar,
soñarte en otra vida.
Fue un amor tan imposible
que quebró mi vida hasta lo indecible.
Y aquel rincón que fue mi paz,
se convirtió en mi verdugo, asestando el golpe más letal.
Se le olvido que los sueños de amor no se traicionan.
Corazones tan expuestos
que no perciben en la niebla el puñal que los destroza.
Será que la vida ha decidido arrancarme las alas,
dejando un dolor inmenso en el lugar donde antaño nacían.
De tu amor ya no queda ni la mirada.
De tu amor ya no queda ni un latido,
de tu amor no hay ya nada que erizar,
de tu amor no queda ni una letra grabada en mi alma
de tu amor aún quedan muchos daños y consecuencias.
No has escrito las palabras que más cortan,
has pronunciado las palabras que rajan almas.
Rompo mi promesa al corazón,
has hecho harapos el lazo que lo ataba.
Ya no tengo nada que darte, ni a ti, ni al mundo.
Venderé mi alma a otro demonio más sano,
ya no tienes nada que enseñarme,
buscaré en otro camino como una eterna aprendiz.
Espero que la vida se encargue de alejarte de mi senda para siempre.
El día que yo vuelva a ser feliz,
no te aplaudas,
seré feliz por mí.
Nota del autor: Relato ganador en el concurso de http://elcirculodeescritores.blogspot.com/2015/02/ganadores-del-concurso-de-relatos-san.html La Cara Oculta de San Valentín

4 comentarios sobre “No quiero mentes de piedra, bocas de piedra, sentimientos de piedra.

Deja un comentario