Me perteneces

perteneces
Nacen mis mares
Me perteneces
desde la yema de mis dedos
rozando tus labios antes de besarlos,
 hasta colmar este vacío infinito de ti.
 Me perteneces cuando mi cuerpo se desliza de puntillas
 sobre la piel ardiente de mi cuerda de equilibrio,
línea incandescente que me seduce
hasta agotarme en tu fuego.
Me perteneces como el agua que derramo
entre tibios gemidos al poseerte.
 De tus incendios nacen mis mares
cada vez que nos amamos.

Deja un comentario