Promesas al corazón

Cómo te explico, mi vida

que existen promesas imposibles de romper.
Cómo explico al mundo
que no es promesa a ningún Dios.

Cómo explico a un gitano
que no es una promesa de sangre y arena,
mezclando sangre con sangre.

Cómo explico que una promesa
no es un mensaje en una botella,
ni un grito al viento,
ni un deseo a una estrella fugaz.

Cómo explico a un curandero
que esto no es una demencia emocional.
Cómo explico ese vínculo 
a través de los lazos del alma.

Cómo te explico este sin sentido
que no sé si es amor,
mas es una promesa al corazón.

Nunca he prometido amarte,

sin embargo, no puedo dejar de cuidarte.

No te prometí fidelidad
pero no sé ser desleal.

A veces, con crueldad,
mis palabras arañan tu corazón,
lo abren, lo diseccionan y lo exponen
ante tus ojos ciegos,
ante tus ojos malheridos,
ante tus ojos que no me miran, avergonzados.

Por dolor, he jurado marcharme,
Por temor, he jurado desaparecer,
Por no gritar, he jurado guardar silencio para siempre.

Todo se queda en nada,
en juramentos vacíos,
en palabras vanas,
en sentimientos planos, sin vida.
Juramentos de palabras muertas.

Cómo te explico amor 
que se trata de una promesa hecha a mi corazón.

Cómo te explico que
nadie me forzó a hacerla.
Que cuando voy a romper mi promesa
me rompo yo.
Que yo no me quiero rota,
ni rompedora.

Cómo te explico que
libremente elegí esta promesa,
de la cúal desconozco los motivos.

Cómo romper lo que nace de una mirada
y se forja a hierro ardiente en el corazón.
¿Cómo lo hago amor?

10 comentarios sobre “Promesas al corazón

Deja un comentario