Proyecto fin de carrera: TT Apocalipsis

Me hallaba enfrascado en mis pensamientos mientras de fondo oía las noticias, el mismo repertorio esperpéntico desde que tengo uso de razón: políticos corruptos, guerras ideológicas, subida de impuestos, alimentos. La vida se había vuelto un ejercicio de malabaristas numéricos en los últimos años, niños muriendo de hambre, ébola, catástrofes naturales por el cambio climático. “A ver si te acabas mundo, de una vez”, pensé.

Fue, entonces, cuando me vino la idea de mi proyecto de fin de carrera. Necesitaría las redes sociales para llevarlo a cabo y un buen número de seguidores, además del apoyo del alumnado de la facultad, con la difusión “pasa el fin” por whatsapp.

fin
Fin del Mundo
Creado el escenario empezamos a ir lanzando hashtag sobre las primeras señales apocalípticas. La primera fue muy fácil “la llegada del anticristo”, aprovechando los últimos atentados escogimos a un político con mucho poder, amado y odiado, a la vez. Se colocó en un día en trending topic, la red se autoalimentó de memes y vídeos sobre el nuevo anticristo.
El segundo sello apocalíptico también fue sencillo, el jinete rojo desatando las guerras de sangre, el mundo jugaba a nuestro favor con los últimos ataques del estado islámico contra la libertad de expresión y sus campañas asesinando cristianos como en un nuevo medievo. Dimos un paso más allá, divulgando informaciones sobre posibles guerras inminentes, lanzando la noticia de una nueva contienda a escala mundial, no declarada por ningún gobierno. Los medios de comunicación se volvieron locos buscando las fuentes, tachándolo de bulo en la red, como tantas otras veces.
El plan funcionaba, cada día aparecía entre destacados el término apocalipsis.
La subida del petróleo y los informes de su inminente agotamiento encarecieron la vida en cuestión de horas. Ya estaba el tercero, nos costaba cada vez más vivir, los bancos se negaban a entregar dinero, lanzamos otro bulo y un llamamiento masivo al aprovisionamiento de alimentos pues los comercios se estaban desabasteciendo.
Muchos compañeros se echaron atrás en mi proyecto debido a las muertes y reyertas, como consecuencia de mi estudio sociológico sobre la manipulación. Finalmente, fue la imagen de un niño aplastado en el aparcamiento de un supermercado la que me hizo recapacitar y olvidarme del tema. Lancé unos cuantos tuits tranquilizadores pero mis seguidores se volvieron contra mí, me acusaron de estar comprado por los políticos, que les ocultaba información,etc. Hackeándome, finalmente, la cuenta.
La histeria colectiva se había desatado, los medicamentos escaseaban, se agotaban las vacunas, la gripe se fue convirtiendo en una pandemia mundial. Muertes, cadáveres, llantos, desesperación. Las fachadas se convirtieron en muros de plegarias, la gente se arrodillaba por las calles suplicando al cielo. El mundo se convirtió en un estado militar, desaparecieron los derechos civiles, teníamos toque de queda y racionamientos de comida.
¿Qué le pasaba al mundo, era tan fácil generar semejante histeria colectiva? Yo, simplemente, era un niñato haciendo mis juegos en redes, mi gran proyecto “Trending topic: Apocalipsis”. Ya ni había redes y el mundo se creía enfermo terminal.
Me repetía a mí mismo que aquello pararía en cuestión de días, todo volvería a su cauce normal, los gobiernos reaccionarían. Desafortunadamente, los combates entre el mundo occidental y el árabe se habían intensificado, el ejército nos dio instrucciones en caso de alerta nuclear.

La mañana del lunes 23 de febrero anunciaron que los primeros bombardeos nucleares habían empezado, ya era imparable. 

Me dirigí al instituto geográfico nacional, donde trabajaba mi hermano como sismólogo, el revuelo era intenso, los ordenadores parpadeaban con un ruido ensordecedor, saltando de pantalla en pantalla. Como en una inmensa cadena planetaria la tierra estaba reaccionando al igual que un ser vivo amenazado, movió sus placas y una gran hecatombe sísmica acabó con la humanidad y su patética histeria colectiva.
Fin

10 comentarios sobre “Proyecto fin de carrera: TT Apocalipsis

Deja un comentario