Ya no hay Lunas

Lunas

Ya no hay lunas

que secuestren madrugadas

desde los balcones.

 

Ya no hay cielos

que se besen

sobre nuestros miedos.

 

Ya no hay nubes

de colores

por los rincones.

 

Ya no hay lunas,

cielo denso

sobre el colchón sediento.

 

Ya no hay manos

susurrando

a nuestras pieles.

 

No hay gemidos

contenidos

desafiando al olvido.

 

No quedan sábanas

sofocadas

tras la batalla.

 

No quedan bocas

hambrientas

de miradas tensas.

 

No hay suspiros

en el viento

solo el eco del recuerdo.

Ya no hay lunas

que secuestren madrugadas

desde los balcones.

 

Deja un comentario